martes, 9 de marzo de 2010

PRESENCIA BULGARA EN HONDURAS: Crónica de una investigación histórica




….decidi ir a las “Américas” junto a otros 4 hombres del mi mismo pueblo, Stoyanovo, en busca de una mejor vida. Estos hombres eran: Nencho Penkoff, Doncho Penkoff, Minco Zacheff, Pedro Banoff y Juan. Salimos de Bulgaria el 3 de agosto de 1928…(Pedro Bannoff, autobigrafía).




































LOS INICIOS
Bulgaria 2010, la planificación de una exposición sobre los mayas, como una actividad conjunta de la Asociación de las Casas de la Cultura de Bulgaria, direcciona a uno de sus organizadores, Spas Tashev, a indagar más sobre un pequeño país centroamericano: Honduras, y a un “descubrimiento” inédito hasta ese entonces para toda la ciudadanía búlgara; en Honduras, muy cerca de la ciudad de La Ceiba, corre un río, su nombre curiosamente es Bulgaria.

Luego de una serie de indagaciones, entrevistas y viajes hacia el río, el origen de la toponimia del Río Bulgaria poco a poco se ha ido esclareciendo; un grupo de inmigrantes búlgaros se establecieron en Honduras en las primeras décadas del siglo XX, este grupo dio origen a un regular número de descendientes que hasta hace muy poco tiempo permanecían casi en el anonimato. Entre estos inmigrantes se encuentra Pedro Banoff, un joven que en ese entonces tenía unos 19 años aproximadamente. Pedro llegó primero a la Habana, Cuba, luego de estar allí un par de años, partió hacia Honduras, llegó a Puerto Cortes y de allí emprendió una travesía a veces caminando y otras veces en tren hasta la ciudad de La Ceiba. Don Pedro después de muchísimos años y muy próximo a morir, escribió una breve pero muy significativa autobiografía, que nos arroja valiosos datos sobre este proceso de inmigración hacia nuestro país. Al igual que este grupo de búlgaros, muchas otras nacionalidades llegaron a Honduras en busca de ese sueño que para muchos de ellos fue realizado.

UNA VUELTA AL PASADO
Obviamente, para estudiar las posibles causas de esta inmigración tenemos que remontarnos al pasado. Es de señalar que Bulgaria vivió muchos hechos tumultuosos, especialmente de carácter político, así como también y al igual que la mayoría de países europeos, se vio involucrada en la primera gran guerra.

Revisemos estos principales hechos:
1885 – Una invasión militar de Serbia en Bulgaria. Aunque esto es muy lejos en el tiempo hay una incidencia en los acontecimientos futuros especialmente en la reivindicaciones de territorios.
1903 – Una insurrección de los búlgaros en Macedonia y Tracia, esto en el territorio del Imperio Otomano.
1912 – 1913 – La primera guerra balcánica.
1913 – La segunda guerra balcánica.
1915 – 1918 – Bulgaria participa en la Primera Guerra mundial y está en el grupo de los países vencidos. Tiene que pagar reparaciones.
1923 – Una insurrección comunista.
1925 – Un atentado comunista en el que mueren 213 personas y 500 son heridos.
1934 – Un golpe militar.


















Aunque hay una relativa paz en los años entre 1930-35, independientemente del golpe militar de 1934, este golpe prohibe los partidos políticos, pero en 1935 el sistema parlamentario es restituido, aunque los partidos no funcionan y los diputados se eligen con un voto del pueblo sólo como personas (no representantes de partidos políticos).

Para este período existen dos posibilidades de la salida de muchos búlgaros de su país:

1. La inmigración es agraria. De este tipo y en este tiempo es también la inmigración búlgara en Hungría, Austria y Checoeslovaquia. Esto es porque en este tiempo en Bulgaria hay muchos refugiados y falta la tierra para los cultivos agrícolas.

2. El golpe militar esta inspirado por Serbia (Yugoslavia en este tiempo) y esta orientado más contra ORIM que esta prohibida (aunque como una organización revolucionaria nunca fue “registrada”) y sus miembros fueron encarcelados. Muchos de ellos huyen hacia América. Pedro Banoff parte de Bulgaria en 1928.

El hecho es que entre las pertenencias encontradas a Pedro banoff, él tenía en su poder un libro sobre Gotse Delchev (líder reinvindicador macedónico). Esto sólo confirma que en este tiempo toda la sociedad búlgara se interesaba de Macedonia o que los inmigrantes que huyeron junto a Pedro Banoff eran simpatizantes de este movimiento.













Después de la Primera guerra mundial, Bulgaria como un país vencido casi no tiene fuerzas armadas – sólo 33 mil de personas incluida la policía y las tropas fronterizas y en 1921 estas tienen que reducirse en 24 mil.

En 1923 y 1925 hay represiones, pero después siguen unos años relativamente pacíficos y en este período llegan los búlgaros a Honduras.

Aunque como indicamos anteriormente hay una relativa paz, en la región de Macedonia hay ciertas reinvindicaciones nacionalistas. Por otro lado también hay desplazamientode de refugiados por los diferentes conflictos, así como también la gran masa de campesinos que conformaban la sociedad búlgara de ese tiempo y sus presiones para la reformas a través de su líder Aleksadur Stamboliyski.

Puntualizando; los inmigrantes búlgaros a través de sus descendientes nos han arrojado algunas pistas que se hacen una constante en casi todos ellos y que nos hacen concluir lo siguiente:

1.-Huyeron de los horrores de la guerra o los conflictos internos de la Bulgaria de esa época.

2.-Huyeron del ejercito. Sus descendientes dicen que ellos huyeron del servicio militar, pero si Bulgaria estaba obligada a reducir su ejercito esto no es posible, a menos que fueran requeridos por fuerzas irregulares o revolucionarias, pero si Pedro Banoff era "simpatizante", esto tampoco es posible, es por eso probable que huyeran de la persecución política como nos comenta una descendiente de Christo Stebanoff que su ancestor les comentaba muy regularmente.














3.-Todos ellos se dedicaron a la agricultura, especialmente al cultivo de hortalizas, eran famosos por esto, lo cual nos dice que eran personas del campo, posiblemente desplazados o sin tierra, ya que son las situaciones de desencanto o la falta de oportunidades la que obliga a las personas a emigrar.

Estas observaciones aún están sujetas a la verificación y mayor estudio, especialmente cotejando esta información con los registros en los diferentes archivos nacionales o extranjeros.

LA HISTORIA DE LA LLEGADA
…"Entonces decidímos ir a trabajar a una mina de una compañía americana (Estados Unidos). Trabajamos alrededor de 5 meses, posteriormente, decidimos trabajar en la construcción de la carretera central hasta terminarla. Luego volvimos a trabajar en la misma mina ya que no había mas trabajo en otra parte, allí salí golpeado por lo cual estube 5 meses sin trabajo. así que me dedique a cocinar para un grupo de 30 hombres, entre ellos había otro búlgaro que se llamaba Sattir Popoff, quién también era cocinero, luego tambíen conocí a otro búlgaro llamado Juan Secoff. Finalmente Los tres decimos ir a Honduras". (Pedro Bannoff, autobigrafía).

Después de estar un tiempo en la Habana, Pedro Banoff conoció a mas búlgaros con los cuales decidió ir a Honduras. La Standard and Steamship Fruit Company (Vaccaro Line), la compañía de cruceros de combustión interna que navegaba por el caribe, incluía en el 90% de sus rutas a la ciudad de La Habana y obviamente la ciudad sede: La Ceiba. Es muy probable que Pedro y sus amigos oyeran hablar de esta ciudad y se sintieran motivados a viajar a ella, ya que representaba una ciudad muy prometedora y en franco desarrollo económico, y además, muy cercana a la Habana.

Seguramente las crónicas de la belleza natural de la costa norte de Honduras, sus fértiles tierras, así como el auge del llamado entonces "Oro verde" ilusionaran a estos jóvenes búlgaros con un futuro mejor. Hay que señalar que Miami, a unos 90 kilómetros de la Habana, en ese entonces era un enorme pantano.

…”Pasamos año nuevo en La Habana, Cuba , luego partimos hacia Honduras llegando el 12 de enero de 1930 a un puerto conocido como Puerto Cortés…
(Pedro Bannoff, autobigrafía).

DE VUELTA AL PRESENTE
Una vez conociendo estos hechos, Spas Tashev, presidente de la Asociación de Amistad Búlgaro-Hondureña, emprende la búsqueda de los descendientes de estos búlgaros. El señor Georgi Mladenoff, presidente de la Organización Macedónica Patriótica "Lyuben Dimitroff" en Toronto, fue el primero que respondió a la llamada de buscar a los descendientes de estos búlgaros en Honduras de principios del siglo XX. Hace varios años que él descubrió a Araly Mladenoff de Button Rouge, Lousiana, Estados Unidos, que resultó ser una de las descendientes de búlgaros en Honduras.

Luego de consultar el blog "Memoria Gráfica de Honduras", Spas Tashev, hace contacto con su administrador, el artista hondureño y aficionado a la historia Marvin Corrales, quién se une a este proyecto como voluntario e inicia sus labores en la búsqueda de los descendientes búlgaros, especialmente en la zona caribeña de Honduras. Después de leer el artículo del periódico "Standard", de Bulgaria, él accidentalmente pregunta a otro talentoso creador, su amigo y poeta Rubén Izaguirre, si por zar el conocía a alguna persona de nacionalidad o descendencia búlgara a lo que éste contesta afirmativamente. A partir de aquí se comienza a desenredar el hilo.























Ruben Izaguirre por casualidad es amigo del señor Manuel Garcia, cuya hija, Sofía, es bisnieta de "Pedro" (Patar en búlgaro) Banoff, de la aldea de Stoyanovo. Inmediatamnte Marvin hace contacto con ella y su abuela Emelina, residentes en la ciudad de Olanchito y La Ceiba respectivamente. Durante la llamada se hace claro que en la misma ciudad, en el pasado, también se establecieron otros búlgaros como: Juan Raskoff, Simeon Elenkoff y otro de apellido Secoff.

Estos hechos impulsan a Marvin Corrales a ir personalmente a Olanchito. Allá los descendientes le dan a conocer algunas pertenencias del señor Banoff. Sus descendientes han conservado fotografías, libros y una breve autobiografía de diez páginas escritas en español y describiendo su vida desde su nacimiento y salida de Bulgaria en 1928, hasta casi los últimos días de su muerte en 2003. Una gran parte de ellos continene información sobre otros búlgaros que llegaron a estas tierras.

La visita de Marvin Corrales en Olanchito revela más datos. En la ciudad vive la profesora Elsy Raskoff, hija de Juan Raskoff, quien recibió a Marvin Corrales con una delicia heredada de su padre; el pan búlgaro “Banessa”, además también muy cerca, en Bálsamo Oriental, vive el hijo de Pedro Banoff : Sebastian Banoff, quién aún mantiene contactos con Asent y Boris Elenkoff, de la pequeña ciudad de Tocoa.

En la búsqueda de más descendientes Búlgaros, Marvin Corrales conoce a Jaime Cano, quién es el esposo de Emelina Banoff, éste le revela la existencia de otro descendiente Búlgaro; Marcio Mladenoff, (pariente de Araly Mladenoff de Button Rouge, Louisiana, Estados Unidos, arriba señalada) conocido por el apodo de "El Búlgaro”, el señor Mladenoff a su vez conoce la dirección de la profesora Judith Savoff y una búsqueda en la nómina telefónica le lleva a Marvin Corrales a hacer contacto con Rigoberto Popoff, también residente en La Ceiba, y a Ramón Rayoff de la ciudad de Sabá.

Sucesivamente aparecen nuevos apellidos: Libanoff, Vladenoff, Stevanoff, Baneff, Matioff, Petrov y Rabenoff.

Paralelamente a esta busqueda, Marvin con la ayuda de Nimer Alvarado, un excelente fotógrafo profesional, planifican una expedición fotográfica para documentar las imágenes del Río Bulgaria.

“El domingo 13 de febrero de 2010, Nimer, su esposa Carmen Alvarado, el guía local Osmin Molina, los soldados Selvin Bobadilla y Carlos Mejía y Marvin Corrales, realizamos un recorrido para explorar el Río Bulgaria. Partimos de la cercana comunidad de “La presa”, sobre el río Danto. Caminamos por espacio de tres horas por la margen del río. A veces el incipiente camino se confundía entre el espesor de la selva. De regreso tuvimos la fortuna de conocer a uno de los ancianos de la comunidad de “La presa”, el señor Abel Padilla, quién nos comentó que efectivamente en el pasado conoció a un búlgaro que vivía cerca de las riveras del Río, su nombre era Boris Petrov”















Días más tarde, otro anciano de el mismo lugar de nombre Nicolás Cruz, confirma esta información que prácticamente nos ubica frente a uno de los búlgaros que pudo darle nombre al río. También allí vivían otros búlgaros que se dedicaban a producir carbón, nos cuenta don Nicolás. Esta afirmación nos lleva a nuestros apuntes en entrevistas con otros descendientes quienes nos comentan que el señor Jorge Savoff y Simeon Elenkoff se dedicaban a la fabricación de carbón. Es muy posible que Boris Petrov, Jorge Savoff y Simeon Elenkoff quienes vivieron en las cercanías del río pudieron ser quienes dieron origen al nombre del ahora conocido Río Bulgaria.








































Días más tarde, otro anciano de el mismo lugar de nombre Nicolás Cruz, confirma esta información que prácticamente nos ubica frente a uno de los búlgaros que pudo darle nombre al río. También allí vivían otros búlgaros que se dedicaban a producir carbón, nos cuenta don Nicolás. Esta afirmación nos lleva a nuestros apuntes en entrevistas con otros descendientes quienes nos comentan que el señor Jorge Savoff y Simeon Elenkoff se dedicaban a la fabricación de carbón. Es muy posible que Boris Petrov, Jorge Savoff y Simeon Elenkoff quienes vivieron en las cercanías del río pudieron ser quienes dieron origen al nombre del ahora conocido Río Bulgaria.

LA INVESTIGACIÓN ARROJA SUS PRIMEROS FRUTOS
El 3 de febrero de 2010, Marvin Corrales, compareció a una entrevista que le hiciera Radio Nacional de Honduras, para conocer los pormenores de su investigación. En este programa, Marvin Corrales, investigador privado de los búlgaros en Honduras,  hizo un llamamiento a todos los descendientes de los búlgaros en el territorio nacional para que se contacten con él, porque ya se esta planificando la idea de hacer la primera reunión general de los descendientes de búlgaros en este país. El objetivo no es sólo para aprender entre sí, sino también  contribuir a la restauración de los vínculos rotos con sus familiares en Bulgaria. Según las palabras del poeta Rubén Isaguirre; “tal vez ahora es el momento de hacer que Pedro Banoff vuelva a su amada Bulgaria”.

Las acciones de busqueda aún continuan, mientras se prepara en Sofia una exposición con el título “presencia Búlgara en el país de los mayas” la cual se realizará a mediados del mes de junio del 2010, al tiempo que más de 15 medios búlgaros en la web de aquel país, hacen mención y dan seguimiento a las nuevas noticias, dos publicaciones en un medio impreso, tres entrevistas de radio y dos en la televisión de Bulgaria, sacan del anonimato la memoria de estos antiguos inmigrantes y los acercan cada vez mas a su patria.

Finalmente aún estamos a la espera de interesar a algúna institucion publica o privada de Honduras o de Bulgaria, para continuar las investigaciones que Marvin Corrales ha realizado de forma voluntaria con sus propios fondos, no cabe duda que esta investigación privada y desarrollada única y totalmente por Marvin Corrales  construye un fragmento de la historia de la construcción de nuestra actual sociedad.


11 comentarios:

  1. Sr. Corrales, un saludo. Pues mire que yo me llamo Jose Popoff hijo de Rigoberto Popoff. Tengo dos hijos varones (3 anos y -4 meses). Me parece que esta reunion la hicieron en Semana Santa en Tocoa, Colon. Nunca me habia interesado en indagar sobre mis ancestros, pero su articulo ha despertado mi interes. Gracias.

    Jose Popoff
    josepopoff@gmx.com

    ResponderEliminar
  2. interesante, articulo. Lo felicito por publicarlo.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo he leido esta historia y me encanto les digo que en mi pueblo tocoa hay un senor que se llama Boris Elenkoff nunca me imagine que este senor fuera bulgaro un senor bien querido y respetado en tocoa

    ResponderEliminar
  4. en sonaguera colon tengo un tio de nombre efrain secoff, hijo del bulgaro matey secoff

    ResponderEliminar
  5. Senor Corrales, muy interesante su artuculo. Yo no tengo nada que ver con estas familias pero reconozco la importancia de conocer el origen de los antepasados. Muy buen articulo.
    Gracias

    Yariela Hileman

    ResponderEliminar
  6. HOLA AMIGOS ! Me llamo Milen. Soy un bulgaro que vive en Bulgaria. Me encanta este sitio. Mi espanol no es bueno, pero...Quiero contactar con Usted. Escribame por favor- mi correo es mi0606@abv.bg Sera un buen gusto para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. kak si? Milen que bien tu español, gusto en conocerte yo soy descendiente de bulgaro

      Eliminar
  7. Mi abuelo Mateev T Sekoff (Matey Secoff) tenia una propiedad alla arriba de Danto que le compro a la Baccaro y cuando bajaba a La Ceiba al D'antony a visitar a mi abuela que en ese entonces se puso muy grave de tuberculosis mi abuelo dejaba cuidando la propiedad a otro señor búlgaro y si, ellos hacían carbón me imagino que de ellos proviene el nombre del rio y nunca se supo que fin tuvo la propiedad porque 4 anos después mi abuelo fallecio como el '54 creo y en ese entonces no habían muchos registros de propiedad.
    Cuando era muy pequeño mi papa nos llevaba a visitar a Don Cristo (no recuerdo el apellido) en La Ceiba que era de los últimos búlgaros vivientes en los 70s y 80s Boris Elenkoff y mi padre Efrain Sekoff tenían una panadería (Boris todavía la tiene) cuando eran jóvenes por eso de los 70s después mi papa fue uno de los fundadores de las rutas de buses de Colon a La Ceiba (La COTUC) me encanta la historia de como los búlgaros llegaron y se establecieron en Honduras también tengo contacto con los familiares en Bulgaria los MATEEV, en Bulgaria se mantiene el nombre del padre y no el apellido como es costumbre en America al menos toda mi familia en Bulgaria es Mateev en ves de ser Sekoff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias Fabio. Me llamo Ekaterina Panova. Naci y vivi en Bulgaria hasta los 13 anos. Ahora vivo en Tegucigalpa con mi esposo cuyo padre era de La Ceiba. Me encantaria conocer a mas bulgaros.

      Eliminar
  8. Un artículo muy interesante, me encantó.
    Un saludo para todos los descendientes de búlgaros.
    Una búlgara.

    ResponderEliminar
  9. Yo termine mis estudios de postrado en Bulgaria, al regresar a Honduras me encontré con un amigo que conocía a don Boris Elenkoff, le hice llegar un sombrero búlgaro, cuando lo recibió el lloró. Al pasar los años me comunique con Marvin, me contó de su trabajo de investigacion, muy interesante por cierto, y es así que he tenido el contacto con desentiendes de las familias mencionadas y también tuve la oportunidad de encontrarme con el vice ministro de cultura de Bulgaria que llego a Honduras para conocerse con el rio Bulgaria y las familias descendientes, que algunos ya han visitado parientes en Bulgaria.

    ResponderEliminar